El Comercio Digital

Hemeroteca | Viernes, 28 de noviembre 2014

Las vueltas de Sarrapio

El exciclista cabraliego, ganador de una etapa en el Tour y otra en la Vuelta, trabaja como comercial industrial

NOTICIA DE FERNANDO GARCÍA DE DIOS tododeporte@elcomercio.es
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Las vueltas  de Sarrapio

Afincado en Alles (Peñamellera Alta), junto a su mujer y su hija, trabaja de comercial industrial, aunque en su día también lo hizo de comercial deportivo. La gente aún le para por la calle. «Carajo, ¿tú no eres Sarrapio?», le preguntan. El exciclista se detiene sin vacilar y contesta como si lo conociera de toda la vida al son de una vida plagada de anécdotas. Su carácter afable, cercano y bonachón lo facilita. Es más, pese a que su carrera deportiva está marcada por muchas sombras, como accidentes e impagos, se siente agradecido al deporte de las dos ruedas. «No le guardo ningún rencor al ciclismo. Gracias a él conocí muchos sitios y a mucha gente», asegura.

José Ángel es el mayor de ocho hermanos y, aunque tuvo que tirar de ellos, nunca dejó de lado el deporte. Vivió en el barrio gijonés de El Natahoyo, una de las zonas obreras de la ciudad. Tras probar fortuna con la lucha, la halterofilia y el boxeo, finalmente se decantó por el ciclismo. Aún recuerda su primera bicicleta. «Compré una bici en la tienda de Amieva y comencé a correr tarde, de juvenil», explica. Su talento no pasó inadvertido y Aspro, una escuadra de Cantabria, llamó a su puerta.

Ese fue el inicio. A partir de ahí, su popularidad fue subiendo, sobre todo por su compañerismo. «No me quejo, era un gregario que corría para mis compañeros, aunque también hacía mis pinitos» explica sin complejos Sarrapio. Tal fue así que no cesó de pedalear durante ocho años. Desde 1984 a 1992. Años llenos de luces pero también plagados de sombras.

Grave accidente

Sarrapio ganó la Vuelta a los Valles Mineros de 1985 y participó en competiciones de prestigio como el Tour de Francia (en la que logró una etapa en 1985), la Vuelta a España (ganó una etapa en 1986), la Vuelta a Portugal y pruebas de solo un día. Pero nunca se olvidará de lo sucedido en la Vuelta a Asturias de 1984.

Aquel 19 de junio de 1984, la etapa que unía Pola de Laviana y Villaviciosa se quedó sin ganador. Sarrapio marchaba escapado, pero cuando descendía el Alto de la Llama, de segunda categoría, colisionó frontalmente con una furgoneta. Además, el coche auxiliar de Teka (equipo en el que estaba enrolado el asturiano) se quedó colgando de un barranco al esquivar al corredor, que se encontraba tirado en la carretera.

El cabraliego fue trasladado primero al Hospital de Cabueñes y, dada su gravedad, posteriormente al Hospital General de Asturias en Oviedo. «Me comí un coche que venía por delante. Estuve dos días en coma. Por culpa del accidente, perdí mucha facultad de memoria», apunta. «Cuando salí del hospital me llevaron a correr para que se me quitara el miedo», recuerda. El único dinero que vio fue el del Ayuntamiento de Villaviciosa, quien sí se portó con el ciclista Arenas de Cabales.

Deudas salariales

Sin miedo a la carretera, Sarrapio continuó pedaleando hasta que se topó con otro escollo en su trayectoria: la morosidad de las escuadras. Fue en su última etapa como profesional en el Wigarma. «Me deben tanto dinero que, si se lo digo, se asusta», asegura con desánimo. «Son casi dos años de salario de mi último equipo, tanto a mí como al resto de mis compañeros», se lamenta. «Ha sido como una comedia», hace hincapié. Lo suficiente como para que los acreedores picasen a su puerta. «Tenía un chalet y tuve que venderlo, tuve que empezar de nuevo. Eso sí, sin mirar para atrás. Te quedas sin nada, es como el que tiene vacas y de repente le dicen que tiene que sacrificarlas y te las llevan todas al matadero», sentencia. Pero esa nueva calamidad no le hizo perder el ánimo ni las ganas de seguir viviendo, aunque el dinero ya no lo pudiese reclamar tras la desaparición de la entidad a mitad de la temporada.

Sin rencor al ciclismo

Tras todas esas vivencias, José Ángel Sarrapio sigue siendo un apasionado del deporte de la bicicleta. La suya no está oxidada ni abandonada en un trastero. «Salgo con ella por el monte pero sin reventarme», indica. «Como aficionado hay que seguir haciendo deporte porque nos volvemos un poco sedentarios y así uno no se queda como un garrote», aconseja el exciclista.

Y cada vez que se celebra la Vuelta a España o a Asturias, Sarrapio es un seguidor más que sale de su casa para ver la competición in situ. «Todavía me llaman para decirme que van a pasar por aquí, y lógicamente me acerco a verlos. En este deporte hice muchos amigos», resalta.


RESULTADOS Y CLASIFICACIONES
transparente

SUBE TUS FOTOS AQUI


ATENCION: Si no encuentras tu equipo envíanos un email para darlo de alta en el portal

FOTOS DE FUTBOL



FOTOS DE BALONCESTO



FOTOS DE BALONMANO



MAS FOTOS DE...

Atletismo Fútbol Sala
Hockey Fútbol Femenino
Voleibol Fútbol - Arbitros
Beisbol  

 

Vocento
© EL COMERCIO DIGITAL

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.