El Comercio Digital

Hemeroteca | Domingo, 25 de junio 2017

El karting, una cantera muy cara

El camino hacia la Fórmula-1 suele comenzar en un kart, una especialidad que implica una fuerte inversión, además de arte al volante

NOTICIA DE HUGO VELASCO tododeporte@elcomercio.es
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El karting, una cantera muy cara

¿Qué tienen en común Javi Villa, Bruno Méndez, Alberto Hevia, José Antonio Suárez con Fernando Alonso, Sebastian Vettel, Michael Schumacher y Lewis Hamilton? La respuesta está en sus comienzos. Todos ellos empezaron a competir en karting, una especialidad con la que los más jóvenes pueden empezar a canalizar, y desarrollar, su pasión por el motor y la velocidad. De hecho, es la única modalidad en la que se permite competir a menores de 16 años, edad mínima para dar el salto a los fórmulas y turismos.

Los karts pueden convertirse en un buen trampolín para una carrera deportiva centrada en el motor. Una carrera en la que hay que pensar en el largo plazo y que desde el principio implica numerosos gastos.

Cuando una familia se plantea embarcarse en el karting, lo primero que hay tener en cuenta es que van a tener que subvencionar prácticamente todos los costes de las carreras deportivas de sus hijos, porque los patrocinadores escasean y los pilotos oficiales casi ni existen.

Tras comprobar la categoría en la que 'pilotará' el aspirante -alevín, de 7 a 11 años; cadete, de 11 a 13 años; júnior, de 13 a 15 años, y a partir de ahí, sénior-, hay que comprarse un kart y tramitar la licencia para correr.

La adquisición del kart plantea los primeros dilemas porque muchos quieren el mejor material para sus hijos, sin importarles el precio, cuando en los comienzos todos los expertos recomiendan usar materiales fiables aunque sean de segunda mano. Además, en estos tiempos de crisis, los mercados de ocasión esta en auge y se puede encontrar material de calidad a precio razonable. Los precios, según se va subiendo de categoría, aumentan.

Para los alevines, un kart nuevo con el que se puede correr tanto en el Campeonato de Asturias como en el de España ronda los 3.500 euros, mientras que uno de segunda mano esta sobre los 1.500 euros. Para los cadetes, estos precios se incrementan unos 300 euros, en los nuevos y en los de ocasión. En júnior, un kart, denominado X-30, ronda los 5.000 euros si es nuevo. Y la mitad si es de segunda mano.

Los 'reyes' de las pistas -los karts con marchas, que lógicamente son para los más expertos- cuestan unos 8.000 euros. Desde 3.000, se pueden encontrar algunos modelos de segunda mano. A estos modelos, como a cualquier otro coche, se les pueden acoplar 'extras' y mejoras de preparación. Alquilar, por ejemplo, un motor preparado para correr una prueba del Campeonato de España tiene un coste de 2.500 euros por dos horas de uso. «Aunque puedan parecer unos precios elevados, ahora mismo el material tiene el mismo valor que hace 30 años, se han vuelto a normalizar, tras unos años en los que esto se había ido de las manos», apunta José Luis Echevarría, excoordinador del campeonato de Asturias de Karting y dueño del Circuito de Asturias en Noreña, con una amplia trayectoria que le ha llevado a asistir a la organización de pruebas nacionales e internacionales.

En cuanto a la licencia, los precios suelen venir determinados por la Federación Española, con la que tienen acuerdos las territoriales. Así, con una única licencia se pueden competir en pruebas de todo el territorio nacional. La licencia sale por otro pico. Desde 130 euros en alevín y cadete hasta los 195 euros en sénior, pasando por los 170 euros en júnior. La licencia internacional sube a 420 euros.

Adaptación y preparación

Ya con el kart y la licencia, para correr hay que cumplir con la reglamentación en materia de seguridad y la vestimenta correspondiente: guantes, botines, mono y casco, que obligarán a un desembolso cercano a los 700 euros.

Con todo listo, llega el momento de escoger uno de los circuitos, en este caso en Asturias, para hacer los primeros kilómetros de adaptación a su montura. Esas impresiones iniciales definirán el futuro inmediato del aspirante. Además de hacer el desembolso para el material, el piloto requiere de una preparación física con sesiones de ejercicio en gimnasio para fortalecer las partes mas determinantes sobre un kart, los brazos y el cuello. Este último el más castigado en el kart a causa de las inercias, que se podrían asemejar a las de formulas de potencias muy superiores a un kart. Por ello, a los niños menores de 13 años se les obliga a usar un casco de menor peso y un collarín que lo amortigüe, con un precio este último de unos 50 euros.

Los entrenamientos suelen completarse con horas de rodaje para perfeccionar la técnica, y, por ello, no es raro ver a pilotos profesionales de otras especialidades rodando en circuitos con estos pequeños vehículos durante las pretemporadas o en periodos de inactividad de la competición para seguir mejorando.

«Con el kart se aprende mucho, sobre todo a trazar y mantener una línea correcta. Quien conduzca bien un kart, llevará bien un coche», comenta Carla Álvarez, quien a sus 16 años cuenta con tres títulos de campeona de Asturias y tres subcampeonatos. Esta temporada Carla compaginará el kart con un Citroën C2 con el cual competirá en slalom, mientras piensa, en el futuro, en dar el salto a campeonatos de turismos en circuitos. Como en la gran mayoría de los casos, junto a Carla en las carreras ha estado su padre, Óscar, que ejerce como mecánico para contener los gastos en las carreras. Contratar a un mecánico por un día cuesta unos 150 euros. «A lo que ya de por si es caro, si hay que sumarle un mecánico, el precio se dispararía, además a mí me gusta este mundo y prefiero saber en que invierto el dinero a tener que dejarlo en manos del resto», explica Óscar Álvarez.

«El karting es la gran base de la competición porque gracias a él aprendes la técnica necesaria para aprenderte los circuitos y con ello la manera de encontrar la trazada correcta que luego puedes aplicar a otras disciplinas», detalla por su parte César Fernández, tres veces campeón del Campeonato Social de Karting Regueiro Sport y líder actual, tras cuatro de las cinco pruebas, del Campeonato de este año, en categoría KZ-2. «Para poder correr o tienes un buen apoyo familiar o demostrar tu talento para que algún equipo se fije en ti y de esta manera te costeen las carreras. Cuando corro en las pruebas de Cibuyo, tengo a mi padre como mecánico, mientras que cuando hice pruebas del regional asturiano y del de Castilla y León, tenía a un mecánico de mi equipo FM Karting Sport».

Las carreras

Llega el momento de la verdad, la competición, y hay que ir bien preparado con recambios: juego de llantas (400 euros), motor de repuesto (500 euros de serie), ejes traseros, como mínimo tres (150-200 euros cada uno), discos de frenos (100 euros), bujías (20 euros), cadenas para los engranajes (40 euros)... A estos gastos, hay que sumarle las inscripciones en las pruebas, que varían en función de cada competición. En el Campeonato de Asturias cada prueba cuesta 75 euros, mientras que en el de España asciende a 160.

Durante la carrera hay que usar los neumáticos establecidos por la organización del campeonato. Se puede emplear desde un juego por carrera en el campeonato regional (130-180 euros) hasta dos o tres en los nacionales. Lo único no específico de la competición es la gasolina. Se usa la sin plomo de 98 octanos, extraída de una estación de servicio indicada por la organización, que suele coincidir con la más cercana al circuito.

Sumando todos los gastos, el desplazamiento y las dietas, una prueba regional con lo justo y necesario ronda los 500 euros. Y un campeonato nacional ya se dispararía a los 3.000. Eso sí, si se quiere ir a luchar por la victoria con garantías, este presupuesto se dobla e incluso triplica.

Con estas cifras, son muchos los que se quedan en el camino cansados de ver como se encarece un deporte en el que debería primar la calidad del piloto y no el dinero que se pueda invertir en tener siempre lo último o lo mejor, algo que, por otra parte, tampoco es una garantía de éxito. Para evitar estos excesos, las federaciones implantan medidas de contención, como la marca y el número de neumáticos a utilizar, así como relativas al alquiler de los motores.



SUBE TUS FOTOS AQUI


ATENCION: Si no encuentras tu equipo envíanos un email para darlo de alta en el portal

FOTOS DE FUTBOL



FOTOS DE BALONCESTO



FOTOS DE BALONMANO



MAS FOTOS DE...

Atletismo Fútbol Sala
Hockey Fútbol Femenino
Voleibol Fútbol - Arbitros
Beisbol  

 

Calendarios »


   CALENDARIOS TEMPORADA 2015/2016

Consulta los calendarios de todas las categorías de Fútbol y Fútbol Sala en Asturias (formato pdf)



 

Vocento
© EL COMERCIO DIGITAL

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.